DE LUNES A VIERNES DE 07:00 A 10:00 TODO AL AIRE CONDUCCIÓN: JUAN MANUEL RAPACIOLI, ACOMPAÑA ROSANA TORTOSA ///// DE 10:00 A 12:00 EN LINEA CONDUCCIÓN: ADALBERTO CESTONA ///// DE 12:00 A12:30 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE12:30 A 13:00 PANORAMA INFORMATIVO CON JUAN MANUEL RAPACIOLI, ACOMPAÑA ROSANA TORTOSA DE 14:00 A 14:30 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 15:00 A 17:30 LA TARDE TROPICAL CON LALO DÍAZ ///// DE 17:30 A 18:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 18:00 A 19:00 ENTRE NOSOTROS CONDUCCIÓN: MARIO TRUCCO ///// DE 19:00 A 20:00 AUTOMAX CONDUCCIÓN: FRANCISCO OLAECHEA ///// DE 20:00 A 21:00 ESTUDIO PARANORMAL CONDUCCIÓN: PROFESORA ELY ///// DE 21:00 A 22:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 10:00 A 13:00 EN LA MISMA VEREDA CONDUCCIÓN: ROSANA TORTOSA //// DE 17:00 A 19:00 SAL DE LA TIERRA Y LUZ DEL MUNDO CONDUCCIÓN: CARLOS SOSA ///// DE 19:00 A 20:00 AUTOMAX CONDUCCIÓN: FRANCISCO OLAECHEA ///// DE 21:00 A 22:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 22:00 A 01:00 ARENAS MOVEDIZAS CONDUCCION: EUGENIO ///// DOMINGOS DE 09:00 A 10:00 RECUERDOS DE MI TIERRA CONDUCCIÓN: WILLY CARREÑO ///// DE 10:00 A 12:00 DOMENICA ITALIANA CONDUCCIÓN: PASCUAL PAOLETTA ///// DE 12:00 A 13:00 LOS TANGOS DE GONZALITO CONDUCCIÓN: RICARDO GONZALEZ /////

martes, 7 de julio de 2020

Hace 8 años nos seguimos preguntando ¿Donde está Fernando Lario?

Se cumplen 8 años de aquella tarde de sábado en la ciudad de Mar del Plata en la que desapareció el arquitecto Fernando Lario, profesor de la Universidad Nacional de Mar del Plata, padre, hijo, hermano, amigo. 

Muchas cosas pasaron en éstos largos años: tres fiscales, pistas sin resultado, una recompensa vigente, muchas teorías, ninguna certeza. Lo único que no ha cambiado desde aquel 12 de julio de 2012 es la tenacidad con la que su familia, a través de la cara visible de Laura Lario, su hermana, continúa con su incansable búsqueda.
Se mezclan la esperanza de que un día aparezca, y sin importar los motivos, sus seres queridos lo abracen o que aparezcan sus restos en algún lugar. Algo que le ponga punto final a esa larga angustia que parece no acabar jamás.


Así empezó todo
El sábado 7 de julio de 2012, quienes compartieron con el Arquitecto y docente Fernando Lario una actividad en el Complejo Universitario de Mar del Plata, fueron los últimos de su entorno que lo vieron y despidieron cerca de las 14 horas. Ninguno de ellos, tras haber pasado juntos toda la mañana llevando a cabo un acto eleccionario de la facultad, notaron en él ninguna actitud diferente a la habitual.
Más temprano, antes de comenzar su día, compartió unos mates con su mamá, quien cuenta que tampoco vio nada distinto ni llamativo en su hijo, con quien, según cuenta su familia, tenía una relación de “compinches”.  Lario vivía a los fondos de la casa materna, en la zona del barrio El Gaucho, y desde el fallecimiento de su padre estaba pendiente de su progenitora quien tiene problemas de salud.
Lario era divorciado y su único hijo tenía 12 años en ese momento, el que según manifestaba frecuentemente “es lo más importante en mi vida” y siempre fue un padre presente.
Retomando sus últimos pasos conocidos de esa mañana del 7 de julio, Lario arriba a la Universidad,  llevado hasta ahí por una ex pareja en un vehículo Ford K gris metalizado.
Al finalizar la actividad, Fernando se despide de sus compañeros en la entrada que el Complejo Universitario sobre la calle Funes y se retira, de a pié, en dirección a calle Peña. Varios meses después se pudieron ver las cámaras de la facultad en la que se lo ve volviendo a entrar, tomar un ascensor, pero no hay cámara que lo vea salir. Justo por ese día, una de las posibles, no andaba.
La ex pareja de Lario, que lo había alcanzado temprano, recibe ese mismo sábado, a las 14:45 horas, en su teléfono celular proveniente del número del Arquitecto el siguiente mensaje:  “Los libros son todos para vos. Los discos son para Fidel, encargate de que asi sea, por favor. Te quiero mucho, perdon por todo. La vida es una mierda”.
Si bien una persona puede tomar actitudes diferentes en un momento límite, no son pocas las personas de su entorno que coinciden en que dicho mensaje posee patrones de escritura muy diferentes a los que acostumbraba a utilizar el desaparecido cuando se comunicaba a través de ese sistema. Dato que se repite si se lo compara a mails e incluso mensajes publicados en la red social Twitter, en una cuenta que poseía y que había dejado alguna huella en la red, a pesar de que ya la había cerrado hace unos meses.

Los planes de Lario para el fin de semana largo
Según amigos de Capital Federal Fernando había programado viajar hacia esa ciudad el fin de semana largo del 9 de Julio, estando prevista su llegada para la tarde/noche del sábado de su desaparición. Al no arribar ni tampoco comunicarse para hacer saber que habría desistido ir, quienes lo esperaban intentaron comunicarse con él, sin ser atendidos, y luego decidieron comunicarse con su familia, en busca de información.
Asimismo la ex pareja de Lario, quien no pudo volver a restablecer la comunicación con el desaparecido luego de haber recibido el mensaje, llama a su familia.
Ante este panorama, el domingo a la tarde se radica la denuncia en la Comisaría 2º de Mar del Plata.
En las declaraciones de la mujer que lo había dejado en la actividad, y que había pasado la última noche con él, se "equivoca?" en la descripción y manifiesta que "no tenía tatuajes" cuando en realidad poseía mas de una docena. Esto hace que el primer parte de búsqueda sea erróneo en un dato fundamental.

El morral, la campera y Los Acantilados
El mismo sábado 7 de julio, pero aproximadamente a las 17 horas, una familia vecina de la zona de Los Acantilados, encuentra al costado de un árbol el morral y la campera de corderoy de Lario, en el Km 536 de la ruta interbalnearia Nº 11, camino a Miramar, más específicamente en el sector de arboledas ubicado a un costado de la conocida Parrilla Tata Juancho.
En el interior del morral se encontraban papeles relacionados con la universidad, una agenda, un talonario de recibos y su billetera conteniendo su DNI tarjeta, registro de conducir, carnet de arquitecto y tarjeta de crédito, entre otras cosas.
Quienes las encuentran, recogen las cosas e intentan ubicar a su propietario llamando a un teléfono que figuraba entre sus pertenencias, sin ser atendidos. Recién advierten que Fernando podría ser el dueño de esas pertenencias el día lunes 9 de julio, feriado, cuando los medios locales comienzan a difundir la noticia de su desaparición por lo que deciden entregar todo a la dependencia policial cercana. Su celular nunca apareció.

8 años
Todo lo relatado hasta aquí es información pura, lo que sucedió de ahí en más fue una sucesión de hechos bochornosos, impericias, silencios y/o errores, una justicia lenta, pistas que llevaron a nada, y una familia con el dolor de no saber que pasó con Fernando.
Siguen siendo tres las hipótesis: el suicidio, la desaparición voluntaria y el homicidio. Ninguna de las tres se descartan en éstos 8 años pero tampoco hay pistas suficientes para que ninguna de ellas tenga más fuerza que otra, a pesar de las historias que son de público conocimiento en los últimos días, que sólo sirvieron para que la causa se reactive y no quede en el olvido.
Sigue vigente una recompensa para quien aporte datos certeros.
Sara, la mamá de Fernando, Laura y Marcela, sus hermanas, necesitan saber que pasó con él, como también lo necesita la ciudad, que no puede dejar que un habitante desaparezca de la faz de la tierra como si nada.
8 años, la misma búsqueda, la misma pregunta, que vamos a repetir insistentemente hasta que tenga respuesta: ¿DONDE ESTÁ FERNANDO LARIO?

Rosana Tortosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario