DE LUNES A VIERNES DE 07:00 A 10:00 TODO AL AIRE CONDUCCIÓN: JUAN MANUEL RAPACIOLI, ACOMPAÑA ROSANA TORTOSA ///// DE 10:00 A 11:30 EN LINEA CONDUCCIÓN: ADALBERTO CESTONA ///// DE 11:30 A 12:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 12:00 A 13:00 "EL CLUB DE LOS 70 Y LOS 80" ///// DE 13:00 A 14:00 SENDEROS MAGICOS CONDUCCIÓN: MARIANO LAZAR ///// DE 14:00 A 14:30 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 15:00 A 17:30 LA TARDE TROPICAL CON LALO DÍAZ ///// DE 17:30 A 18:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 18:00 A 19:00 ENTRE NOSOTROS CONDUCCIÓN: MARIO TRUCCO ///// DE 19:00 A 20:00 AUTOMAX CONDUCCIÓN: FRANCISCO OLAECHEA ///// DE 20:00 A 21:00 ESTUDIO PARANORMAL CONDUCCIÓN: PROFESORA ELY ///// DE 21:00 A 22:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// SABADOS DE 09:00 A 10:00 DESDE APYME CONDUCCIÓN: ROSANA TORTOSA //// DE 10:00 A 13:00 EN LA MISMA VEREDA CONDUCCIÓN: ROSANA TORTOSA //// DE 13:00 A 15:00 AMARRADITOS - PROGRAMA DE LA COLECTIVIDAD PERUANA ///// DE 15:00 A 17:00 "AGUANTÁ" CONDUCCIÓN: MARIA FERNANDA DEL VALLE "LA DIOSA TROPICAL" //// DE 17:00 A 19:00 SAL DE LA TIERRA Y LUZ DEL MUNDO CONDUCCIÓN: CARLOS SOSA ///// DE 19:00 A 20:00 AUTOMAX CONDUCCIÓN: FRANCISCO OLAECHEA ///// DE 21:00 A 22:00 EL SHOW DE LOS NUMEROS CONDUCCIÓN: JUAN ITHURRART ///// DE 22:00 A 01:00 ARENAS MOVEDIZAS CONDUCCION: EUGENIO ///// DOMINGOS DE 09:00 A 10:00 RECUERDOS DE MI TIERRA CONDUCCIÓN: WILLY CARREÑO ///// DE 10:00 A 12:00 DOMENICA ITALIANA CONDUCCIÓN: PASCUAL PAOLETTA ///// DE 12:00 A 13:00 LOS TANGOS DE GONZALITO CONDUCCIÓN: RICARDO GONZALEZ /////

domingo, 16 de agosto de 2015

Las obras pluviales cambiaron la postal de la Mar del Plata inundada

Primero fue el desagüe de la Terminal. Luego, el colector Noroeste. Y después el Marcos Sastre, sumado a los sumideros y el mantenimiento de los arroyos. En los últimos 15 años se modificó la realidad de miles de vecinos cada vez que llueve más de lo habitual. Los próximos pasos ya están delineados.

Marzo de 2003. Mar del Plata es azotada por un fuerte temporal. En cuatro horas caen más de 110 milímetros. Las consecuencias son barrios inundados, vecinos evacuados y calles que parecen ríos. "Historia repetida", titula LA CAPITAL. Es el reflejo del hartazgo de los vecinos. "Resultó vergonzoso el panorama que se vivió en la zona de la Terminal, en la denominada olla del Puerto o en numerosos barrios marplatenses, donde el agua ingresaba a las viviendas produciendo los lógicos inconvenientes", informa el diario.


Agosto de 2015. Cerca de 40 municipios bonaerenses están literalmente bajo el agua. Las inundaciones son tema nacional. Mar del Plata es una excepción: luego de que en cuatro días cayeran 150 milímetros (el promedio de lluvias de todo el mes), la ciudad muestra sectores anegados, escuelas con filtraciones y familias evacuadas, pero, de cierta forma, resiste los embates del agua. Probablemente hubiera sido distinto hace poco más de una década.
Entre el temporal de 2003 y el de 2015 pasaron doce años, dos administraciones municipales y tres obras pluviales clave para evitar o morigerar las inundaciones: la de la vieja Terminal, el colector Noroeste y el colector Marcos Sastre. Tres obras con poco marketing pero con una importancia crucial: sirven para que miles de vecinos no lo pierdan todo cuando llueve más de lo habitual.
Las obras contra las inundaciones es lo más parecido que hay en la ciudad a una política de Estado: la gestión de Aprile le pasó a Obras Sanitarias (OSSE) la planificación de las obras, la de Katz hizo la de la Terminal (en ese momento no era "vieja") y gestionó la del colector Noroeste; la de Pulti la llevó adelante, ejecutó la del colector Marcos Sastre (que ahora transita su segunda etapa) y licitó y adjudicó, con contratiempos, la del Arroyo del Barco, la otra gran obra que la ciudad necesita para evitar inundaciones. Para completar el círculo virtuoso, la próxima gestión, más allá del intendente que la comande, debería completarla.
Pero no hay que confundirse. Que los inconvenientes sean menos que antes no quiere decir que no existan. En agosto del año pasado un temporal dejó como saldo anegamientos en los barrios Autódromo, Parque Hermoso y Parque Palermo. También hubo inconvenientes en la zona de Chapadmalal, La Herradura, Florentino Amheguino, Hipódromo, Belgrano, Nuevo Golf, Alfar, Libertad y Villa Evita. "Caen dos gotas de agua y se inunda todo. Estamos hartos de las inundaciones", se quejaba una vecina del barrio Autódromo. Por eso sería un error cantar victoria.
Las grandes obras
El desagüe de la Terminal es una de las obras representativas de la administración de Daniel Katz. Pero según su hermano, el ex presidente de OSSE Carlos Katz, la primera decisión para encarrilar los trabajos contra las inundaciones la tomó en 2000 el entonces intendente Elio Aprile, cuando le transfirió a Obras Sanitarias el Departamento de Hidráulica municipal.
Según cálculos de OSSE, la puesta en marcha de las etapas 1 y 2 del desagüe de la Terminal, sumados al pluvial Carballo y al aliviador San Lorenzo, supuso una inversión de $ 12,4 millones. A valores actualizados, unos $ 146,9 millones.
A eso debe agregarse el mantenimiento y reacondicionamiento de los componentes del sistema, para los cuales se destinaron $ 2,2 millones ($ 35,8 millones actuales).
Entre 2008 y 2015, la empresa municipal dispuso una inversión de $ 358,1 millones (ajustado a precio de hoy: $ 916,1 millones) y destinó al mantenimiento de pluviales y arroyos $ 76,3 millones ($ 185,4 millones). Los montos contemplan el desembolso en obras solventadas con fondos propios y aportes del Estado nacional.
"El panorama al inicio de la actual gestión incluía arroyos con obstrucciones y sin mantenimiento, pluviales tapados que no rendían en orden a las necesidades y permanentes inundaciones en sectores que habían quedado excluidos del mapa de infraestructura pluvial", cuestionó el presidente de OSSE, Mario Dell'Olio, en una presentación que realizó el año pasado ante la Comisión de Recursos Hídricos del Concejo Deliberante.
Entre las obras de su gestión mencionó la construcción del conducto pluvial Las Dos Marías y el colector secundario Garay, perteneciente al colector del Noroeste, la primera etapa del pluvial Marcos Sastre y los colectores principales del colector del Noroeste (Errea, Leguizamón y Bradley).
También señaló los sumideros y aliviadores pluviales que se ejecutaron en distintos puntos de la ciudad, y rescató las tareas de limpieza y mantenimiento de los arroyos La Tapera, El Cardalito, Las Chacras y Corrientes.
Su antecesor en el cargo hace una distinción. "El proyecto del colector Noroeste lo hizo nuestra gestión. Firmamos los convenios con la Nación, hicimos la licitación y firmamos el contrato de obra", asegura Katz.
Más allá de las disputas políticas, lo cierto es que cada obra beneficia a miles de marplatenses que antes se inundaban. La del colector Marcos Sastre, que implicó una inversión de más de 100 millones de pesos, le cambió la calidad de vida a más de 70.000 personas de los barrios Zacagnini, Constitución y Los Pinares, según estimaciones del gobierno municipal.
Para la segunda etapa, en plena evolución, el municipio utilizó los caños del emisario submarino que no se usaron en 2001. La obra tiene una inversión de 28 millones de pesos, de los cuales OSSE aporta 10 millones: los otros 18 son lo que, según el Gobierno, cuestan los caños que estaban en desuso.
Los próximos pasos
Hubo demoras, diferencias entre funcionarios municipales y provinciales y contratiempos, pero finalmente la otra obra clave para evitar las inundaciones, la del desagüe del Arroyo del Barco, fue adjudicada en julio.
Se trata de una inversión que supera los $ 103,5 millones y beneficiará a unos 26 mil habitantes de los barrios de zona del puerto, Villa Lourdes, Las Avenidas, Peralta Ramos Oeste, El Progreso, El Martillo, Florencio Sánchez, Cerrito Sur, Cerrito y San Salvador, Juramento, General San Martín, Termas Huinco, Colinas de Peralta Ramos y Punta Mogotes, informó el Ejecutivo.
?La obra tiene un tiempo de ejecución de 300 días, o sea que empieza y ya en la próxima gestión de gobierno, sea quien sea el que resulte electo, va a ir a cortar la cinta junto con los vecinos de nuestros barrios", pronosticó el intendente Gustavo Pulti al firmar el contrato. "La gente ha tenido paciencia, esperó casi 50 años para que esta obra se encare", agregó.
Pero las tareas no deberían terminar allí. Según estimaciones de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), en Mar del Plata y su zona en las próximas décadas habrá modificaciones en el régimen de lluvias: no va a caer mucha más agua, sino la misma en menor tiempo, por lo que es posible que se inunden zonas que antes no se inundaban. La mayor cantidad de pavimentos y baldosas en la superficie urbana deviene entonces en un problema. Para el gobierno municipal, se trata de un futuro riesgo.
Un trabajo elaborado por la consultora internacional Goeodaptive advirtió que en las últimas décadas la ciudad soportó un incremento en los niveles de lluvia, lo que se acentuará en los próximos años.
El informe habla de la necesidad de no sólo llevar adelante grandes obras de infraestructura, sino también de implementar medidas de adaptación relativamente económicas que ayuden a mitigar la magnitud de las inundaciones.
Algunas de esas medidas fueron anunciadas el año pasado: reservorios naturales capaces de retener grandes cantidades de agua, la construcción de esos dispositivos en lotes particulares y hasta la idea de "desembaldosar" veredas para aprovechar la capacidad de absorción del suelo, que en Mar del Plata es de 18 milímetros de agua por hora.
Estas medidas ayudarían a optimizar el funcionamiento del sistema de desagües, que puede absorber a razón de 25 milímetros por hora.
Como se ve, el camino para evitar grandes inundaciones comenzó hace tiempo y los próximos pasos están marcados. Sólo resta esperar que las próximas administraciones decidan darlos.

Fuente: Diario La Capital

No hay comentarios:

Publicar un comentario